Jueves 03 de Enero de 2019
DECIDÍ CONTINUAR MI CAMINO

"Me sorprendió un poco la decisión de Retegui, porque me sentía bien físicamente. Pero lo entiendo", aseguró Cavallero.
La ahora ex delantera de Las Leonas Martina Cavallero sufre con dos hernias en la espalda y Retegui no la convocó para los próximos trabajos en el seleccionado.

"Viví diez años spectaculares con momentos inolvidables. Así que me despido, tal vez por el momento, con mucha alegría y mirando hacia el futuro". A pesar de que no fue su decisión retirarse del seleccionado argentino -Carlos Retegui, nuevo entrenador del equipo, no la convocó para la temporada 2019-, cuando Martina Cavallero hace un recorrido por su carrera como Leona su voz se transforma y refleja orgullo y satisfacción. Es que en esa década en la que vistió la camiseta celeste y blanca cumplió un sueño que tenía desde chica y se dio el gusto de subirse, por ejemplo, a un podio olímpico y a uno mundial.

¿Te tomó por sorpresa la decisión de Retegui ?

Un poco ​sí. Tengo dos hernias en la espalda que vengo llevando desde hace dos años. Cuando hablé con Carlos me explicó que pensaba que por esa lesión no iba a poder dar el 100 por ciento y por eso no me convocaba. Pero yo me sentía muy bien físicamente y con el grupo. Venía jugando de titular, era una de las de mayor experiencia y creo que este año maduré y evolucioné mucho. Igual entiendo su decisión. Él me dijo también que si más adelante estaba mejor de mi lesión, veríamos. Pero con 28 años, decidí continuar mi camino como si esa etapa estuviera cerrada. Y el tiempo dirá si habrá un momento para volver.

Con las Leonas, la delantera nacida en Morón fue subcampeona olímpica en Londres 2012, ganó el bronce en el Mundial de La Haya 2014, la plata en los Panamericanos de Toronto 2015, tres Trofeos de Campeones y una Liga Mundial. Y en su etapa de juvenil, terminó segunda en el Mundial de Estados Unidos de 2009.

Si tuvieras que escoger un momento para representar tu carrera, ¿cuál elegirías?

Es difícil. Jugar con la celeste y blanca fue un orgullo muy grande, un sueño por el que tuve que trabajar día a día e hice realidad. Estos diez años viví cosas muy lindas y otras no tanto, que me dejaron muchas enseñanzas. Si tengo que elegir una postal, el podio de Londres 2012 con Lucha Aymar y Maca Rodríguez paradas al lado mío, fue inolvidable. Vivir un Juego Olímpico, desde la preparación hasta esa medalla de plata fue increíble.

En 2018, las Leonas vivieron algunos altibajos, fueron sextas en el Mundial de Londres y ganaron el bronce en el Trofeo de Campeones de Changzhou. Y aunque los resultados no fueron los esperados, Cavallero aseguró: "Los dos torneos fueron de mucho aprendizaje para el equipo. Más allá de que al Mundial fuimos muy ilusionadas, porque habíamos hecho una gran preparación y el grupo estaba bien, y fue un golpe duro haber perdido en cuartos. Y en el Trofeo de Campeones fuimos de menos a más, pero el juego no se reflejó en los resultados y eso generó frustración. Creo que se mostró una evolución y una madurez en un plantel muy joven".

¿Cuánto tienen que ver en este presente de Las Leonas los cambios frecuentes en el cuerpo técnico?

Mucho porque genera incertidumbre en lugar de estabilidad y confianza para que el equipo encuentre su identidad. Nunca se termina de afianzar una idea de juego, cuando hay que adaptarse a otra. No está bueno. En mi opinión, hay que ver cómo se está manejando la dirigencia. Creo que se agarran de los resultados y no miran el todo. Hay que ver más allá y pensar en un proceso en lugar de un torneo o un año. Si se logra que haya buenos manejos dirigenciales y de los cuerpos técnicos y las jugadoras siguen entrenando a consciencia y con profesionalismo, el hockey argentino tiene un gran futuro. Porque hay un grupo excelente de jugadoras. Tenemos cantidad y calidad, solo hay que trabajar bien.

¿Y cómo imaginás tu vida post-Leonas?

Tengo varios proyectos que veremos si se van dando. Por lo pronto, seguiré jugando en Hurling y en el Manneheimer de Alemania. También me gusta mucho entrenar y hacer clínicas y campus con jugadoras más jóvenes; y continuaré con eso. Tal vez pueda entrenar alguna división, no lo descarto. Y quiero aprovechar para terminar mi carrera universitaria. Estudio Derecho y me quedan dos años, así que espero recibirme pronto. La verdad, nunca le temí al post-selección. Y cuando se cerraron las puertas de Las Leonas, se abrieron muchas otras.



Fuente: Clarin


Cablevideo Digital
Hockey Manía
leonardo fanelli y silvia rasellii arquitectos
25Yardas.com | Contacto
25Yardas.com | Facebook






25Yardas.com

NicoSal soluciones web

© Copyright 2011 - 25 YARDAS > www.25yardas.com < info@25yardas.com / Todos los derechos reservados.